Archivos para las entradas con etiqueta: Proyectos

– Me gusta vivir así. Corriendo de acá para allá, duchándome en el aeropuerto…
– Hay otra vida posible.
– Sí, la tuya.

¿Dónde están todos esos hombres que llenan los aviones? ¿A dónde van? ¿Dónde viven los que viven en la tierra?

Frases extraídas de la película: “Todas las Azafatas van al Cielo”

Anuncios

Amig@s,
Tengo el placer de comunicaros que, por segunda vez este año, podremos disfrutar de la grandísima Alba Hayal en el Centro Wutan impartiendo un curso en el mes de Octubre. Ya sabéis que las plazas son limitadas así que hay que apresurarse a reservar cuanto antes. Tendremos, cómo no, mercadillo oriental y algunas sorpresas más.
Aquí os dejo una parte de la actuación de esta bellísima, espero que disfrutéis aunque estéis demasiado lejos para asistir 😉

Esta mañana, como es usual en los tiempos que corren, leí un post sobre la crisis y en él comenté que lo que deberíamos hacer es un boicot al consumo, hace un momento he vuelto a pasar y habían respondido que sería utópico porque no tendríamos quién nos alimentara, quién nos vistiera, etc.
A primera vista no me resulta tan “utópica” la idea de ponernos en nuestro sitio, se trata de tener las cosas claras y la conciencia generalizada para no dispersarnos; de hecho, no sé si conoceréis lo que está sucediendo en Francia, hace tiempo que no escucho nada al respecto pero, parece ser que un grupo de ciudadanos se está “manifestando” a modo de colapsar las cajas de los supermercados para no pagar por los alimentos, algo tan básico en nuestra vida cotidiana. Desde luego que, siendo yo guarda de seguridad, tendría bastante reparo en detener a alguien por coger comida, no así quien se lleve cd’s u otros enseres menos indispensables, pero no quisiera caer en la triste historia de Jean Valjean en “Los Miserables”, bastante dice el título por sí mismo sobre esa clase de sociedad que, por cierto, es la nuestra.
En cualquier caso, a lo que yo aludo es a comenzar a valernos por nosotros mismos. Últimamente recuerdo bastante mi infancia, época en la que no teníamos ordenadores personales, sólo existían dos cadenas de tv. y las personas compraban sus alimentos en “las ventas” o pequeños establecimientos donde, por lo general, se vendían frutas, verduras y hortalizas de la zona, embutidos y artículos de “droguería” que no servían para colocarnos, sino para limpiar y asearnos. En esos pequeños establecimientos, el vendedor se surtía de las fincas y granjas cercanas. Todo era más artesanal, aunque probablemente no sabíamos cuál era la moda que se llevaba en el Reino Unido hasta más o menos 3 años después, y a modo de imitación. En cualquier caso no veo tan descabellado tratar de fomentar el pequeño comercio dejando de lado entidades tales como Carrefour (por nombrar alguna) encargar ropa a modistas, traer materiales en mano desde otros sitios o mandarlos a pedir directamente sin intermediarios, porque ahora mismo esto costaría un riñón pero, si nos ponemos de acuerdo podría ser hasta rentable.
¿Desde cuándo cuesta menos traer un objeto desde China (o cualquier otro país) pagando transporte y aduanas (con el petróleo por las nubes) que desde la Provincia anexa a la tuya? El interés en que esto se mantenga no beneficia nada ni a China, ni al país que recibe dicha mercancía y es tan sólo de unas pocas personas sin escrúpulos. Pues promulguemos la “Ley Anti-intermediarios Explotadores” (LAE) ¿Por qué pensar que no se puede? Si hasta hace unos años podíamos vivir sin muchas de las cosas que actualmente tenemos, ahora también, es cuestión de priorizar nuestras necesidades básicas mientras tomamos conciencia de lo que no necesitamos.
¿Qué opináis?