El amante es una novela seudoautobiográfica de Marguerite Duras, publicada en 1984; ganó para su autora el Premio Goncourt, y fue traducida a 43 lenguas. De tintes eróticos, está ambientada en la Indochina colonial. Fue llevada al cine por Jean-Jacques Annaud con el título El Amante.

La protagonista femenina de la película es una colegiala francesa, de una familia colonial en un profundo estado de pobreza y abandono, ella se evade de su realidad utilizando un viejo vestido de seda, un fedora de hombre, y pintándose los labios de un color rojo brillante cuando su madre no la ve. Ella odia todos los aspectos relacionados con su mundo — sus maestras, sus compañeras de escuela, y más que nada su depravada familia disfunctional. La historia gira en torno a la apasionada historia de amor que vive con un joven comerciante chino cuya familia ha alcanzado una buena posición económica mediante negocios inmobiliarios, el ha regresado hace poco tiempo de París luego de abandonar sus estudios. El tiene el aspecto de un playboy pero no posee la autoconfianza necesaria para desempeñar el rol, él queda encandilado por ella la primera vez que la ve parada junto a la barandilla de un ferry que cruza el río Mekong.
Él le ofrece llevarla en su limosina conducida por un chofer hasta Saigón y ella acepta la invitación, durante el trayecto los dos apenas si cruzan palabras y una tensión sexual comienza a crecer entre ellos. Al comienzo de la película la joven indica que tiene 15½ años de edad, pero al joven chino le miente y le dice que tiene 17 años. Al día siguiente él la espera a la salida de la escuela de pupilos y los dos se dirigen a un pequeño departamento que él alquila en el barrio chino para sus aventuras amorosas, donde hacen el amor por primera vez.
Las convenciones sociales de la época consideran un amor así impropio, debido a la diferencia de edad y de raza, por lo que ambos lo mantienen en secreto. Ambos por lo general hablan de su futuro alejados, ella le hace saber desde el principio que no quiere que él se enamore, que la trate como a una más de sus amantes, sin embargo, él no puede evitar involucrar sus sentimientos, pero ella le asegura que no le corresponde.
Posteriormente ella le confiesa que no le interesan los problemas del pueblo chino, a lo que él responde que no puede desposarla ya que ella no es virgen. Así comienza un tempestuoso affaire que ambos saben no puede durar. La familia de ella planea regresar a París. Él debe comprometerse con una novia china en un casamiento concertado por su familia. Sabiendo del poco tiempo que les queda, se lanzan a una relación en la que evitan todas las responsabilidades que se asocian a una relación perdurable. Él se casa y ella retorna a Francia. Allí, una vez sola, se da cuenta que en realidad lo amaba.

Anuncios