– Estoy perdida. ¿Eso tiene arreglo?

– No. Sí. Ya se arreglará.

– ¿De veras? Fíjate en ti.

– Gracias. Cuánto más sabes quién eres y lo que quieres, menos te afectan las cosas.

– Ya. Es que aún no sé lo que quiero ser… ¿Sabes? Quise ser escritora pero odio lo que escribo y… intenté hacer fotos pero eran muy mediocres. Todas las chicas pasan por una fase de fotógrafas… y por querer un boli, ¿sabes? Y haces fotos tontas de tus pies…

– Ya lo averiguarás. No te preocupes por eso, sigue escribiendo.

– Pero es que soy mala.

– Eso es lo bueno.

Anuncios