No suelo crear entradas de música, pero ver a Van Morrison el otro día en un blog amigo me trajo el recuerdo de esta canción y un amigo que se encuentra muy lejos pero que, gracias a este invento de internet, muy cerca también.
Para Hiroshi que sé que no me leerá porque no sabe que este blog existe (y tampoco lo entendería 😉 ) pero que sabrá que le he dedicado esta canción.

Anuncios