Hace unos meses vi en la televisión un documental que me inquietó bastante, trataba sobre el nazismo, los campos de concentración etc. En este documental se mostraba el horror que vivían esas personas a diario, las extorsiones, los experimentos que realizaban con ellos… no me quiero ni acordar. Esa noche tuve que dormir en el cuarto de mi pequeña, me sentía tan susceptible que necesitaba protegerla físicamente, aunque supiese que no pasaba nada.
Ahora vuelvo de ver la tele, en “cuatro” están dando un documental que se titula “Gaza, lo que Israel no quería que supiésemos” o algo así, realmente el título es lo que menos me importa, porque lo que he visto ha hecho brotar las lágrimas de mis ojos y sentirme tan mal que he tenido que dejar de verlo. Podría decirse que soy una persona con una sensibilidad acentuada, pero lo cierto es que creo que es la tercera vez (lliteralmente) que veo llorar al padre de mi hija, una de ellas fue en el velatorio de su padre, con esto lo digo todo.
Hace muy poco también leí un post en el que se decía que la comparación de lo que estaba sucediendo actualmente en Palestina con el holocausto nazi significaba el fin, en términos de psicología, del debate, puesto que tal comparación resultaba “demagógica”. Pues yo digo que no, que nos quieren hacer callar pero que no tienen la razón. No tienen la razón puesto que por espacio en el planeta no es, por personas que quisieron acoger al pueblo de Israel tampoco, no existe nada en el Mundo que justifique esta barbarie; no sé qué puedo hacer pero necesito hacer algo, cuánto más una persona que está viviendo ese hecho en sus propias carnes, y nunca mejor dicho, porque creo que jamás podré olvidar los gritos de una niña en el hospital de quemados mientras le realizaban las curas de sus heridas con “armas ilegales” pero, ¿qué hay más ilegal que robar la infancia a un niño?
¡Por favor!, hablo en serio, traedlos a mi casa, yo los acogeré mientras los adultos se matan por intereses ajenos al pueblo, pero que no sufran, que no crezcan con esas heridas en su piel y en su alma, mi hogar es su hogar pero, por favor, ¡parad ya! Unos niños que crecen conviviendo con el odio aprenden a odiar, quienes crecen con ideas de venganza querrán llevarla a cabo algún día, la ignorancia en la que los dirigentes israelíes tienen a su pueblo es muy grande, y la ignorancia es la causa de muchos males.
La Marcha Mundial por la Paz y la No violencia está “en marcha” pero necesitamos más, necesitamos que termine, que dejen de jugar con nosotros.

Gaza tiene 40km de largo y 14 de ancho, su densidad de población es la mayor del Mundo, ¿por qué? porque sus gentes se han visto empujadas hacia el abismo del continente, ¿es eso justo? ¿Cómo se explica?

Parad ya…

Anuncios