Anoche mientras cenaba vi que estaban dando los premios Goya, ¡Qué interesante! pensé, pero poco a poco ese inicial entusiasmo fue decayendo y se transformó en cabreo cuando pude ver de qué forma tan demagógica y rastrera se utilizaban los términos de la piratería y el daño que había hecho o estaba haciendo ésta al cine español.
Hace un momento entré en Bitácoras y pude leer un post de Juan Andrés Milleiro al respecto:

Pero quitando las opiniones los datos siempre serán los datos, y no dicen cosas muy bonitas hacia el cine hecho en España, al menos en cuanto a espectadores. Y por ello anoche en la Gala se recurrió una y otra vez al más fácil de los recursos: a la piratería.

Lo comentaba ayer perfectamente en dos twitteos (uno y dos) Antonio Delgado -suscríbanse a su Twitter, es una fuente incontrolable de buena información- con una pregunta básica que todos nos deberíamos hacer: ¿Alguien está interesado en piratear o siquiera ver el cine español?

Enlazaba Antonio más tarde a una entrevista a varios miembros de la comunidad P2P que estaban detrás bajo la web ya cerrada Animersion. En la entrevista, hecha por la hacker y periodista Mercé Molist destacaría una respuesta:

-Tenemos el ejemplo del cine español: no es que la piratería les quite ingresos, seamos realistas. Las películas españolas se piratean poco cuando se estrenan y poquísima gente va a verlas al cine, salvo que sean de miedo, intriga, comedias. Pues, si el público quiere esto, ¿por qué se empeñan en hacer dramones? A mi lo que me daría pena es que nadie se las quiere descargar, ni de forma gratuita.

Y es que algo falla en el cine español, y yo al menos dudo que sea la piratería. Quizá se haga buen cine en España, yo no podría hablar de ello porque creo que apenas sé de cine -quizá alguien como Ramón Rey sí- pero algo fallá, quizá simplemente la calidad o quizá que no tengan la promoción y el gancho suficiente. Vivimos en un país donde la Sociedad General de Autores se encarga los estudios antipiratería a sí misma y así nos va, pero por favor, no miren hacia otro lado ni nos enjuicien a los usuarios de internet.

Como comentaban en esta entrada: tener la cara de llamarnos ladrones cuando aparecen por la alfombra roja con tal soberbia y desparpajo, ostentando los mejores trajes de firma y las joyas más caras…
En fin…

Anuncios